espejo retrovisor antideslumbramiento
Consejos

¿Cómo evitar el deslumbramiento gracias al retrovisor de tu coche?

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

Para tener una conducción segura, es muy importante tener una buena visibilidad. Y uno de los elementos más destacados para ello, son los retrovisores; unos espejos diseñados para que el conductor pueda ver todo lo que ocurre detrás del vehículo.

Bueno, seguro que sabes perfectamente que son los retrovisores, ¿verdad? ¿Pero sabes la funcionalidad de los diferentes tipos de retrovisores que existen? De lo contrario, no te preocupes porque hemos escrito este post para ti. Así que, no esperes más, ¡y a leer!

Espejos retrovisores de doble posición

Existen varios tipos de retrovisores, aunque el más conocido y con el que cuentan la mayor parte de vehículos es el de doble posición o, también llamado, antideslumbrante.  Este espejo cuenta con una pestaña en la parte inferior central de su marco que puede modificarse de posición hacia detrás con la finalidad de cambiar el ángulo del espejo, para así desviar los rayos de luz hacia arriba para evitar que nos incidan directamente sobre los ojos.

Por lo que podemos modificar la dirección del espejo para aumentar nuestra visibilidad y, como consecuencia, nuestra seguridad en la carretera, a dos posiciones distintas: la “normal” y la “de noche”.

Espejos retrovisores electrocrómicos o fotosensibles

Como su nombre indica, este tipo de espejos retrovisores cambian de opacidad gracias a una corriente eléctrica. La principal ventaja de ellos es que son automáticos, es decir, no necesitan el accionamiento manual del conductor para regular la intensidad de la luz que inciden en ellos. En contrapartida, debemos decir que no los incluyen de serie todos los vehículos debido a su elevado coste de producción.

Los espejos retrovisores electrocrómicos es un retrovisor multicapa que suele ser más grueso que los convencionales para dar cabida al mecanismo fotosensible que lo compone. Se trata de un sistema de tres niveles: el vidrio exterior visible a nuestros ojos, una segunda capa conductora de la electricidad y un tercer nivel compuesto a la vez por tres capas que permiten el procedimiento electroquímico.

Explicado de una forma más sencilla: estos espejos cuentan con un botón que hace de interruptor de encendido y apagado y con dos sensores; uno delantero que facilita al mecanismo conocer la intensidad de la luz que deslumbra y otro trasero que le permite saber si es de día o de noche. Una vez que el rayo deslumbrante incide sobre el sensor fotosensible delantero, se activa un microprocesador que emite una corriente eléctrica que oscurece el cristal en un periodo aproximado de 3 a 6 segundos. Una vez la luz haya dejado de incidir en el espejo, se detendrá el microprocesador reduciendo su grado de opacidad en 10 segundos aproximadamente.

Este sistema de antideslumbramiento también puede aplicarse a los retrovisores exteriores para una mayor seguridad en la conducción, muy recomendada para conductores nocturnos.

Espejos retrovisados curvados

Estos nacen para solucionar el principal problema que rodean a los retrovisores: el ángulo muerto. Es decir, aquella zona que se encuentra detrás del coche y que los retrovisores no pueden alcanzar a ver, provocando, como consecuencia, accidentes de tráfico.

Este tipo de retrovisor puede hacer desaparecer el ángulo muerto, pero presenta el inconveniente de que provoca distorsiones en las distancias y en la forma de los objetos . Por lo que no genera una vista real de la carretera.

¡Y esto es todos amigos! Esperamos que hayas entendido mucho mejor el maravilloso mundo de los retrovisores. ¡Hasta otra!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*