Actualidad

Grandes futbolistas y grandes irresponsables al volante

0 Flares Filament.io 0 Flares ×


Haciendo un pequeño balance por las últimas noticias publicadas sobre coches, futbolistas y percances varios en las carreteras, podemos extraer en conclusión que, a los futbolistas eso de seguir las directrices de la DGT, no se les da igual que hacer genialidades con el balón. Aunque no conviene generalizar, no son pocos los casos de jugadores que han tenido algún accidente con sus coches que, curiosamente y en la mayoría de los casos, suelen ser vehículos obsequiados por la marca automovilística que patrocina al club donde juegan. Algunos de estos contratiempos quedan en meras anécdotas y en la mayor parte de los casos en denuncias injustas debido al bajo coste de las multas comparado con sus desorbitados sueldos.

El percance más reciente lo ha protagonizado el futbolista merengue Karim Benzema. Un radar lo “cazó” a 216 km/h en la madrugada del pasado 3 de febrero cuando circulaba por la M-40. Aunque no se ha hecho público qué modelo de Audi conducía el delantero del Real Madrid, fuentes cercanas afirman que era el Audi RS5 4.2 FSI de 450 CV, una cesión de la marca alemana a los jugadores del club. El francés es muy aficionado a correr con el volante pero veremos que no es el único. Sin ir más lejos, esa misma noche un compañero suyo de equipo, el ghanés Michael Essien, también fue multado, en este caso por conducir a 150km/h en vez de 100km/h.

Drenthe, exjugador del Real Madrid, protagonizó en 2010 un incidente en Alicante cuando estaba en las filas del Hércules. La policía le sancionó por circular a 180 km/h y por saltarse seis semáforos. El jugador holandés pidió perdón, asumiendo la multa policial y del club.  Pero no era la primera vez que el futbolista era amonestado al volante, puesto que en 2007 chocó su Audi Q7 con un coche de policía en la M-30.

Otro “dios del balón” al que también le gusta la velocidad fuera del campo es al alemán Michael Ballack. La Guardia Civil de Tráfico le detuvo el pasado mes de octubre por un delito contra la seguridad vial cuando circulaba a 211 kilómetros por una autovía de Extremadura.

¡La lista de “zapatos veloces” al volante parece interminable! Milan Baros (exjugador del Olympique de Lyon) llegó hasta los 271 km/h en la carretera que une Ginebra con Lyon. En Inglaterra, Ferdinand (Manchester United) se quedó seis meses sin carnet porque se excedió con su Jaguar; y el jugador del Arsenal André Santos fue multado con un año sin permiso de conducir porque alcanzó los 230 km/h en una zona de 110 km/h.

Otro jugador con imprevistos al volante es Banega (Valencia F.C) que se “autoatropelló” tras no poner el freno de mano de su coche al estacionarlo en una gasolinera para repostar el depósito. La “graciosa” anécdota le costó una fractura de tibia y peroné lo que se tradujo en 6 meses apartado del terreno de juego.

Cristiano Ronaldo también aparece en esta accidentada lista. El portugués chocó en 2009 cuando todavía jugaba en el Manchester contra un muro de los túneles cercanos al aeropuerto de la ciudad. Su “cochecito” un Ferrari, quedó completamente destrozado pero él salió ileso.

El portero titular de la Selección Española, Iker Casillas, pensó que conducir con escayola (o vendas) no era motivo de infracción, finalmente no lo fue, pero por poco. La DGT afirmó que no emprenderá medidas legales puesto la fotografía del madridista escayolado fue captada por una agencia de comunicación, y no por un medio de la DGT, como un radar.

En el Barcelona F.C también saben de accidentes. El recién estrenado papá, Gerard Piqué, se quedó sin la puerta delantera de su coche después de que un autobús la arrollara. Al parecer olvidó cerrar la puerta y el conductor del autobús no pudo evitarla. Tampoco nos olvidarnos de la preferencia del jugador azulgrana por llevar a su bebé en brazos en el asiento delantero del coche tal y como desaconseja la DGT.

Unos de los sucesos más conocidos en materia de accidentes y futbolistas fue el que protagonizó Guti, exjugador del Real Madrid, cuando jugaba en Turquía. En 2010, sufrió un accidente en Estambul al chocar contra un autobús a altas horas de la madrugada. Guti recibió con evidentes síntomas de embriaguez a los periodistas y a la policía que se desplazaron al lugar de los hechos. Tras el pertinente control de alcoholemia, el jugador dio positivo quintuplicando la tasa máxima permitida en Turquía.

¿Verdaderamente son ejemplos a seguir? 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*